17May
Por: Amaia Biurrun Publicado en: mayo 17, 2019 Tema: Blog Comentarios: 4

Últimamente estaba algo sorprendida al escuchar en varios padres y madres decirles a sus criaturas: “no tengo dinero”.

Sí, el contexto me hacía sospechar de qué iba el asunto, porque un elemento no faltaba: la criatura pedía comprar “un caprichito” o similar. 

El otro día, esta situación se repitió con una madre cercana. Yo le ofrecí dinero y al decirme que ya tenía, conversamos con confianza sobre la dificultad de sostener los límites, los NOES desde la firmeza, amor y respeto. 

Es entonces cuando me decidí a escribir este artículo enlazando con otros comentarios muy escuchados, como por ejemplo: “que va a venir el policía y te va a…..” “mira que el señor de ahí te va a decir algo”, “te está mirando ese señor y estará pensando que mal te estás portando”, etc.  

Todos estos comentarios tienen el mismo nexo común: el miedo a limitar sin dañar ni la relación ni el interior de la criatura. Y por lo tanto, el miedo a cómo sostener una expresión emocional incómoda ante un NO. 

Y aquí, aunque influyen muchos asuntos, como por ejemplo la elección de cuando o no limitar, para qué y para quién es ese límite, cómo expresarlo y evitar frases como: 

“No porque No”; “No porque lo digo yo y punto” y muchas de sus variantes, por algún lado puedes empezar a limitar con firmeza, amor, respeto, sin dañar a nadie. 

Puedes ampliar información con el enlace de otros artículos relacionados, como por ejemplo: 

Las dos partes del NO en el que te cuento qué hay detrás del NO para que no te sientas “mala madre” al decirlo.  

Y este empezar que te propongo hoy, es aceptar esos miedos que te llevan al deseo de querer evitar el conflicto.

Sí, se que es muy tentador capear una situación que avecina tormenta. Sobre todo cuando ya intuyes que el establecer ese límite, el decir un NO, va a suponer una revelación de tu criatura al no gustarle nada lo que le estas diciendo. 

Puede que te incomode el numerito que sabes que puede montar. Puede que también haya gente, mucha o poca, pero la suficiente para sentirte que esas situaciones te toca ese botón, el botón del enfado, rabia, agotamiento, desesperación y sabes que podéis acabar las dos, enredadas en ese malestar. Así que puedes querer evitarlos por miedo a tu propia reacción.

Sí, nuestras criaturas son especialistas en activar esos botones de nuestros asuntos que nos llevan a reaccionar de maneras que nos dejan con muy mala sensación. 

Te dejo estos dos enlaces de otros artículos que pueden seguir ampliando información de estos temas. 

1.- El que te cuento sobre la importancia de mantener tu lugar en toda esa explosión emocional de tu criatura: Límites sin castigos y amor sin límites

2.- Y el otro, para que no acabes enredada con el enfado de tu criatura y ofrecerle lo que más necesita en ese momento: tu amor y contención: ¿Quieres que tu hija sepa que le sigues queriendo aunque te enfades con ella?  

Así que, después de todo esto,

te invito a pasar a la acción desde  tu sinceridad y tu responsabilidad. 

Tu sinceridad:

No hace falta recurrir a la mentira y creer que no os van a pillar. Lo que te animo es, lo primero, ser honestas con vosotras mismas. Recoger fuerza desde esa honestidad, para poder sostener con firmeza y amor ese NO. 

Por ejemplo: “sí tengo dinero pero hoy no te lo voy a comprar”. Y aquí las alternativas si así las consideras: “otro día, otro momento, u otra cosa, esto no, pero esto sí”.

Pensar en los beneficios que tiene para tu criatura sostener ese NO. No sólo pienses en ti, en el jaleo que puede venir, en el qué dirán aquí con tanta gente, en la otra familia que hay al lado y me están mirando, etc. 

Tu responsabilidad. 

Te corresponde a ti como madre y como padre, establecer y mantener ese límite.

Si metes a terceras personas u objetos, el mensaje que ofreces a tu criatura es de debilidad: “yo no puedo con este límite y pongo a otro que haga mi función-mi responsabilidad”. 

El echar balones fuera, es una tendencia muy extendida hoy en día y acarrea muchos problemas. Que además lleva a culpabilizar al otro. Como es otro, yo no tengo nada que ver y me evado. Pues ahora el otro puede ser el dinero, el policía, u el otro adulto, con los que puedes evitar este modelo. 

No disminuyas tu propia autoridad como madre o como padre. Ojo, autoridad no es lo mismo que autoritarismo. Este es otro asunto. Autoridad con responsabilidad. 

Y tu criatura necesita ver tu fuerza amorosa que le sostiene emocionalmente ante un NO.

Tu  fuerza emocional amorosa nutre mucho a tu criatura.

Así que, conecta con sus sentimientos, permite su expresión de enfado (sin hacer daño a nadie) y acompáñale para que tu criatura pueda ir liberándose de todas esas emociones incómodas y dar paso a las emociones de la otra polaridad: las del amor. 

No te estoy animando a buscar límites donde no son necesarios. Lo que te quiero decir es que, cuando son importantes para ti y tu criatura establecerlos, créete que tienes fuerza emocional para sostenerlo.

Todo ello desde una verdadera conexión-comprensión, sin juzgarle, sin querer convencerle, sin engañarle, sin despistarle.

 

En este artículo te he querido animar a coger las riendas de los momentos al establecer límites con sinceridad y responsabilidad, sin escaqueos. A aprovecharlos para  hacerlo con firmeza, amor, respeto, para conocerte y conocer aún más a tu criatura. 

Estos son los momentos de la verdad. Los que evidencian vuestra unión. Aprovéchalos para uniros todavía más. 

Es una inversión de tiempos y esfuerzos, que al principio pueden ser muy potentes e incómodos, pero que van cambiando en intensidad y forma, sobre todo si tu criatura se ha sentido sostenido emocionalmente. 

Merecen mucho la pena vivirlos, aprovecha esta gran oportunidad. 

¿Te suenan estos miedos? ¿Estás preparada para mirarlos y aceptarlos?

Si te ha gustado este artículo, puedes hacer tres cosas:

  1. Compartirlo con las amistades y redes sociales,
  2. Ponerlo en práctica
  3. Escribir un comentario contando tu experiencia.

 

Si necesitas más ayuda puedes contactar conmigo. O tal vez quieras consultar los servicios que ofrezco. Puede que estés en una asociación y creas que puedo aportar en ella con una conferencia. ¿Quieres contar conmigo como ponente?

Spread the love

Trackback URL: https://www.kaizenfamilia.es/mmm-no-tengo-dinero/trackback/

4 Comentarios:

    • Aintzane
    • mayo 19, 2019
    • Reply

    Me veo reflejada en esos comentarios . Me voy a poner manos a la obra !!
    Gracias Amaia por compartir tu sabiduría!

      • Amaia Biurrun
      • mayo 19, 2019
      • Reply

      Gracias a ti también por tu receptividad!!!! Muakkk

    • Susana García González
    • mayo 18, 2019
    • Reply

    Cuanta razón!!! Gracias por tus recomendaciones !!!

      • Amaia Biurrun
      • mayo 18, 2019
      • Reply

      Muchas gracias también a ti. Muakkk

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Amaia Biurrun Bidegain.
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: amaia@kaizenfamilia.es.
  • Información adicional: Más información en mi política de privacidad.