09Ago
Por: Amaia Biurrun Publicado en: agosto 09, 2019 Tema: Blog, Control de esfínteres Comentarios: 0

 

¿Qué tal las dos premisas para la preparación del control de esfínteres que te conté en el artículo anterior? 

  • La pista que te dará observar el estado del pañal.
  • Y nombrar o verbalizar lo que ves relacionado con los esfínteres.

Recuerda que esas preparaciones y premisas condicionan en su mayor parte el éxito con bienestar del momento de la retirada del pañal. Clic aquí para poder leer este artículo si no lo has leído antes. 

Te sigo animando a que no desestimes estos pasos previos y te quedes sólo si consigue el control final o no. Requieren de tu acompañamiento progresivo y su conjunto, condicionará la forma de su logro.  

El control de esfínteres, es la punta de un iceberg que se puede observar. Pero debajo de ese iceberg, están estos pasos previos no tan visibles y que hacen posible que la punta asome por encima del agua, su gran base.
 

Así que, todo pequeño paso previo, es un trampolín y un gran paso.

Hoy te seguiré hablando de estos importantes pasos previos a través de tres acciones:

  • 1.- Contacto directo o indirecto con el váter y esfínter. 

  • 2.- Micro duelos con cacas. 

  • 3.- Más mensajes preparatorios. Frases que le empoderan. 

 

1.- Contacto directo o indirecto con el váter y esfínter. 

      1.1.-Ponte en su lugar y mira el váter con ojos de niño. Imagínate sentarte en un agujero, muy grande para ti, echar algo tuyo y que se lo lleve una gran corriente de agua por un lugar que ni sabes lo que es ni a donde va. 

No sé a ti, pero a mi me recuerda a esos sumideros que en algún pantano veía de pequeña. Bueno, por lo menos uno, el de Yesa. Yo recuerdo que mis padres me asomaban para verlo, como curiosa que he sido siempre y me impactaba cómo entraba el agua y se iba con gran fuerza. 

Photo by Joe Rohde

Así que lo primero es empatía y aportarle seguridad. 

Y para ello, los inicios es importante que sean muy suaves. 

      1.2.- Acercamiento directo al váter y comienzo de la relación con el esfínter.

¿Cómo llevar  a la práctica este siguiente paso? Desde una invitación. 

“¿Quieres sentarte en el váter para ver si sale pis?
 

Dependiendo cómo sea tu hijo o hija, más aventurero o más seguro, responderá un sí o un no. 

SI RESPONDE UN “SI”, cuando esté sentado, puedes establecer una conversación amistosa con el mismo pis en forma de llamada. Por ejemplo, con tono agradable y sin nada de exigencia,  “Piiiss, tienes el váter para hacer una cascadaaa…es un gran momento para saliiir.”. 

En estos primeros contactos ya directos con el váter, el tiempo debe ser muy corto. Te diría que casi casi es mejor que se quede con las ganas de más. 

Dentro de este primer contacto, hay dos asuntos importantes: la relación con el medio,  (váter) y la relación con su propio pis. Como toda relación, también tiene sus fases. Ahora es un comienzo de “amistad”, una “relación de nuevos compañeros” de tu hijo e hija con el pis. En la fase final, será importante que esta forma de relación, se  transforme. En el siguiente artículo te hablaré de ello.

Si no sale pis, se cierra con “otro día saldrá”.

Si sale pis, es un gran indicativo de su maduración.

 

Y aquí, si ha salido pis, tu alegría será incontrolable y bonita. A lo que te invito que siga siendo graduada y no se cree una mega fiesta desproporcionada de celebración artificial, que descentre de su momento. Es decir, “Te voy a comprar….porque has hecho pis”. Hasta el “muy bien” ya sabes que lo evitaría, como me escuchaste en el artículo que hablaba sobre ello. Aquí lo tienes también y te invito a leerlo.

Así que esta gran alegría que siga siendo alegre para todos. Y para ello, te invito a expresarte con naturalidad e ilusión valorando esta gran acción con un: “¡¡Guau!! ¡¡Lo has conseguido!!” “¡¡Le has dejado salir al pis!!” “¡Has podido relajar tu músculo para abrirle la puerta al pis!”. 

Y ese gran logro, con compartirlo con las personas importantes para tu hijo o hija, ya será su mejor “regalo”: El reconocimiento y valoración de su logro. 

Por ejemplo, si estaba ese momento con su padre y la madre está en una habitación, puedes invitarle a contarle: “¿Quieres que le contemos a mamá lo que acabas de conseguir?”. Y se habla del hecho en sí, no de su valoración subjetiva del muy bien y similares. 

 

SI RESPONDE UN “NO”, sigue siendo un avance por dos motivos:

  1. Se sienta respetado. 
  2. Va aumentando su propia confianza al ponerle en situación desde tu acompañamiento.

 

Le puedes añadir una frase potente y fortalecedora como esta: “cuando estés preparado conseguirás sentarte y hacer pis”. Puedes terminar con la naturalidad de “otro día”. 

Con este mini paso y sintiendo tu respeto, irá preparándose aunque sea mentalmente. 

Así un tiempo. 

Puede que llegue un día, a las semanas, que diga que sí. 

O puede que ese paso, le suponga mucha tensión. 

Si es así, paciencia y paciencia. 

Con mucha calma, comprobarás que se vaya relajando ante la pregunta e invitación a sentarse. 

Cuando así lo ha hecho, puedes crear otro tipo de invitación más directa y con mucho cuidado. Me refiero a cambiar la pregunta con la acción con un ambiente muy confiado. 

Sabrás si necesita esta acción más directa, si compruebas que se ha acomodado a la respuesta “No“, como respuesta rápida.

Según el carácter de tu hijo o hija, puede que los cambios le supongan mucha resistencia y mucho miedo. Si es así, después de darles su tiempo, de que se sientan respetados y notes esta cercanía, yo te invito a no preguntar y contarle: “Nos sentamos un poquito para ver si sale el pis…”. Eso sí, con la misma ropa puesta. Es un “ti-tá”. Unos segundos. 

Notarás como llega un día que esté más relajado o relajada ante esta acción y te saldrá invitarle a bajar su muda para probar. Hasta puede que por sí mismo o misma lo haga con naturalidad. 

 

-2.- Micro duelos con cacas. 

Todo este proceso están relacionados también con micro duelos: despedida de su pañal, despedida de su etapa de desarrollo anterior. 

El control de esfínteres, le coloca en una posición de desarrollo muy diferente. Ya deja de ser “tan” bebé, socialmente hablando. 

¿Te pasa a ti también? Posiblemente ante tus ojos de adulto, ver un niño o niña con o sin pañal, te marque una diferencia. 

Normalmente le fascine hacerse más mayor y todo el proceso lo vaya haciendo paulatinamente.  O puede pasar también, que este proceso se vaya mezclando con miedos y angustias sutiles al verse con más retos. El ir haciéndose más mayor, significa más responsabilidades, más autonomía, más esfuerzos, etc. Y puede ocurrirle que tenga un sentimiento mezclado de querer y no poder. 

Si está ahí, necesita mucho sostén emocional de ti con este acompañamiento cercano que mezcle la ayuda y autonomía. Es decir, que no le sobre-proteja y le veas como que no puede y ya te lo hago yo. Ni tampoco como la autonomía sin prepararle pidiéndole algo que se sienta muy alejado a sus posibilidades. Es un gran momento de utilizar una técnica: andamiaje progresivo, que si la quieres, me escribes y te la cuento. 

Una forma de poner en práctica este micro duelo, es echar las cacas que ha hecho en el pañal, por el váter. Normalmente sobre esta edad de 3 o casi 3 años, sus heces son más consistentes. 

Para ello, cuando le cambies el pañal porque ha hecho cacas, estableces una conversación con las mismas. Algo así como: “Bueno, cacas. Os voy a mostrar dónde iréis otro día, cuando (el nombre de tu hijo o hija) esté preparado”. 

Después, con tu hijo o hija presente, se hace la despedida con tirar de la cadena: “¡¡¡Adiós cacas….buen viaje!!!”. 

Los nombres similares de chorizo, tronco, bola, etc. Puede ayudarle también a distender el asunto. 

 

-3.- Mensajes preparatorios. Frases que le empoderan. 

Recopilo los dichos y añado algún otro. 

“Otro día te saldrá pis”. 

“Hoy no sale. Otro día”. 

“Cuando estés preparado conseguirás sentarte y hacer pis”

“Poco a poco te estás preparando para decirle adiós al pañal y conseguir hacer el pis y cacas en el váter”

O conversación con el mismo pañal diciéndole: “Cuando esté preparado (nombre de tu hijo o hija) no te hará falta. Gracias por ayudarle…” 

Sé que se te hará igual raro hablar con el pañal, con el pis, o con las cacas, etc. Pero para tu hijo e hija es importante crear estas relaciones mediante el diálogo para favorecer este proceso. Además, el pensamiento en esta edad es animismo y para ellos todo, tiene vida, incluso una silla, u otro tipo de mueble. 

Puedes parecer ante otro adulto que se te ha ido un poco la cabeza, o para ti incluso cuando te escuches hablar con algo inerte, pero para tu hijo e hija tendrá mucho sentido. 

Bueno, por hoy suficiente.

Has comenzado con un acompañamiento para aumentar el contacto directo e indirecto con el váter y esfínter, a seguir avanzando su desarrollo con el logro de su micro-duelo. Todo ello, desde también mensajes preparatorios que ayudarán a tu hijo e hija a seguir empoderándose.

Recuerda, lo importante es ir  aumentando la confianza desde tu acompañamiento, empatía, desde tu propia confianza que lo logrará y desde la cercanía de cada micro gran paso relacionado con el control de esfínteres.
 

Todo pequeño paso previo, es un trampolín y un gran paso.

 

Si te ha gustado este artículo, puedes hacer tres cosas:

  1. Compartirlo con las amistades y redes sociales,
  2. Ponerlo en práctica
  3. Escribir un comentario contando tu experiencia, dudas o lo que necesites.

Estoy para ayudarte y acompañarte.

Si necesitas más ayuda puedes contactar conmigo. O tal vez quieras consultar los servicios que ofrezco.Puede que estés en una asociación y creas que puedo aportar en ella con una conferencia. ¿Quieres contar conmigo como ponente?

Spread the love

Trackback URL: https://www.kaizenfamilia.es/crianza-positiva-control-de-esfinteres/trackback/

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Amaia Biurrun Bidegain.
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: amaia@kaizenfamilia.es.
  • Información adicional: Más información en mi política de privacidad.