Cuando llega al hogar un nuevo miembro de familia, todo el orden y la situación, aunque no lo quieras, cambia totalmente. De ahí que surjan los temidos celos del hermano mayor. Esto es física cuántica. Ya sólo por observar en un experimento, influyes en el resultado.

Con el nacimiento de un hermano, sucede lo mismo. Necesita de su tiempo para reorganizar la familia, cada uno encontrar su nuevo lugar y sobre todo, cada hijo, verificar que este cambio no modifica el amor de sus padres.

Y en todo este proceso, puede aparecer los celos conocidos como celos del hermano mayor. Los celos evidencian la duda y el miedo a perder el amor de los padres, especialmente de la madre. Y es importante como padres estar preparado para aceptar y sostener estas emociones incómodas que pueda sentir el hermano mayor para que las pueda canalizar y poder evidenciar su seguridad de amor.

Así que los celos del hermano más mayor es una evidencia de algo más y lo que hagamos de ello, es lo que marcará la diferencia.

Educación respetuosa

Cómo identificar los celos de un hermano mayor

Para poder identificar los celos de un hermano mayor a su hermano más pequeño. Están las conductas ya conocidas como, por ejemplo, las regresiones de logros. Es decir, hacerse pis a las noches o durante el día, dejar de comer, tristeza, agitación, nervios, enfados continuados, actitud retadora y desafiante, verborrea extrema para recibir atención. Son conductas más llamativas.

También están otras conductas de celos como la de pedir ayuda en situaciones que antes las hacía sólo y ahora te reclama a ti, padre y madre, sobre todo madre, para que le ayudes como si se comenzara desde el principio. Estas conductas pueden estar entre medio de la sutileza y la evidencia. Estar muy atento a las sutiles, que también se pueden pasar por alto muchas de ellas y te van informando de cómo se encuentra.

Las conductas más sutiles, como puede ser en el buenísimo comportamiento. Es como si de repente se convirtiera en el hermano súper mayor que todo obedece, se encarga, se responsabiliza. Cuidado porque es muy probable que esté en una obediencia ciega para comprar tu amor y atención. Tu sed de mirada y aprobación es lo que le mueve a hacer estas conductas.

Este tipo de caracteres, también pueden recurrir a la resignación. Son niños que se quedan a un lado, se retiran rápidamente de las insistencias, me entretengo sólo sin apenas recurrir a la madre, etc. Es como si se alejara con una apariencia de normalidad o por lo menos, no lucha.

Y también atención a los comportamientos del hermano mayor nuevos que aparentemente pueden estar alejados del contexto familiar y no se enlazan fácilmente con el origen del problema. Estos pueden ser, pelas-conflictos con amigos en mayor grado, desconcentración, desmotivación, desubicado, con miedos que afloran. Es como si estuviera en otro lugar y se despistara de sus objetos, de mensajes que le dices y similares.

Actitudes habituales que demuestran los celos del hermano mayor

  • El hermano mayor se hace pis cuando ya controlaba esfínteres.
  • Retiene las heces durante días o directamente se hace encima.
  • Su lenguaje es más infantil que lo que era antes. Su conducta también.
  • Se enfada con su madre o su padre. Mucho más con la madre y parece que sólo quiere estar con el padre como forma de hacerle “desplante” y que no le necesito.
  • Inapetente. Rechazo a la comida.
  • No se esfuerza para conseguir sus retos o se rinde más fácilmente.
  • Le molesta al más pequeño.
  • El hermano mayor despierta añ bebé o hermano pequeño.
  • Le habla a su madre de cosas que no son agradables o de acciones que ha realizado que sabe que puede no recibir la satisfacción de los padres, como un querer que le riñan, desarrollando actitudes de “chivo expiatorio” para mostrar a su madre que no es tan maravilloso como parece.
  • Y un largo etc de actitudes que pueden demostrar celos del hermano mayor al bebé.

 

Como evitar los celos del hermano mayor al recién nacido

Más que evitar en sí mismo los celos o los celos del hermano mayor al recién nacido, es importante aprender a prevenirlos y después, si aparecen, aprender a gestionarlos. Y para ello, el foco fundamental de actuación es el cuidado de vuestra relación y vínculo madre con cada hijo antes, durante y después de la llegada de un nuevo hermano en la familia.

Así que afinar mucho en la forma de cómo cuidas y ayudas a cada hijo, es y seguirá siendo importante. No todas las ayudas, le ayudan de verdad. Sí, todas están llenas de buena intención, pero no son válidas para tu hijo. Y además, no todos los hijos necesitan lo mismo en todo momento. Los caracteres de cada uno también se suman a las peculiaridades de cada edad.

Hablar de la realidad. Comunicación sincera y directa con el hermano mayor para aclarar la situación: “Con la llegada de tu hermano, va a haber cambios. Al principio necesitará de atención que sólo le podré dar yo. Entonces te tocará esperar y puede que no te guste. También es posible que te pida esperar a que te pueda ver aquello que me quieres mostrar, y que te diga en muchos momentos de bajar el volumen para dejarle descansar, o tocarle de una manera u otra”, etc. “Pero quiero que te quede una cosa bien clara. Aunque cambien las formas de cuidarte a ti y de estar en casa, hay una cosa que no va a cambiar nunca. Es el amor que siento hacia ti. Ese sí que no va a disminuir porque es el que cada día aumenta y aumenta más”.

Las conversaciones de qué suerte, vas a tener un hermano con el que jugar y demás, no suelen ayudar en este momento. Porque en esta adaptación, no ve las ventajas y menos, desde una relación social entre iguales como puede ser más adelante.

 

Cómo tratar los celos del hermano mayor

Si el hermano mayor ya comenzó a manifestar su malestar hacia el recién nacido, ten en cuenta los siguientes consejos para poder tratarlos y lidiarlos.

Poner voz al malestar. Hablar abiertamente de lo que le molesta es importante. Es cuando se puede sentir escuchado.

“Estás cansado de que tengas que esperar a que te pueda atender a ti, ¿no?” “Esto de tener un hermano nuevo es un rollo, ¿no?” “Echas de menos el estar como estábamos antes, ¿no?” “A veces sientes que sería mejor si no estuviera o si no hubiera venido a esta casa tu hermano, ¿no?”, etc.

Cuando el hermano mayor muestra una conducta que evidencia los celos, es importante introducir la palabra “celos” y le añades su significado concreto para que pueda comprenderse y también ampliar su vocabulario emocional. Este tipo de comunicación, le ayuda mucho a comprenderse a sí mismo y sobre todo, a sentirse comprendido y escuchado.

La herramienta comunicativa fundamental es la escucha activa. No quieras convencerle sin escucharle. Y tampoco sería el convencer, sino el aceptar.

Después de todo el desahogo que muestre el hermano mayor desde una escucha activa, cerrar con algo así como: “sí, veo que se te hace duro esta nueva situación. Tu hermano forma parte de esta familia y estoy segura que, entre todos, encontraremos la forma de volver a estar a gusto con este cambio”.

Y, sobre todo, tener momentos de disponibilidad. Después de las esperas del hermano mayor y de decirle cuándo puedes atenderle, cumplirlo y decirlo. “Ya he cambiado el pañal de tu hermano. Ahora te puedo atender a ti. ¿Qué necesitas?”.

 

Como presentar un bebe a su hermano mayor

Cuidar mucho el encuentro entre ambos. Su primera vez para verse y mirarse es importante que sea en un espacio íntimo, sólo la micro familia: padre-madre-hijos. Nada de abuelos ni primos que con mucho cariño pueden hacer mucho ruido, soltar comentarios de “le vas a tener que cuidar mucho ¿eh?” “Ahora tendrás que compartir a mamá” “tendrás que compartir tus juguetes” o expresiones que no le van a ayudar a comenzar con el primer encuentro de forma amenazante.

Un ambiente amplio, es más sencillo que la actitud de los adultos sea desde la expectativa de a ver cómo reacciona porque todo va a mirarlo con el prisma de los celos. Por lo tanto, es más fácil que condicione el ambiente y la actitud del hermano mayor.

Es importante también el recibimiento de la madre con el hermano mayor. Si puede estar el bebé tumbado en un lugar preparado para ello para poder tener las manos libres para poderle recibir y abrazar en ese primer momento al mayor, mejor. Pero sólo si es posible, si el bebé se queda a gusto tumbado.

Lo que te animo es a que le presentes al hermano nuevo en este micro ambiente íntimo y respetuoso con una breve presentación: “mira (nombre de hermano mayor), te presento a tu hermano pequeño, (nombre)”. Y SILENCIO por favor. Es el momento de ellos. Coseros la boca y disfrutar del momento. También si se muestra reacio a mirar, acompañarle desde el silencio, dándole tiempo. Ya sólo por curiosidad, suelen entrar en este primer contacto.

Y ya después de este primer contacto, el cambio en las presentaciones. Ya con el bebé encima,  “Mira (hermano pequeño), este es tu hermano mayor (nombre)”.

Las colocaciones son importantes para que reflejen que mamá es la que le abre al mundo al bebé. Es su prolongación por la dependencia total que tienen ambos. Y este momento con una accesibilidad diferente hacia mamá, va a ser diferente y una realidad que también necesitan adaptarse ambos, madre y hermano mayor a ello. Y por supuesto, después el SILENCIO con intimidad.

Es importante que los padres estén receptivos y disponibles. Sobre todo, que la ESCUCHA hacia el mayor, esté muy activa. También, que quede claro el orden de llegada a la familia: tu naciste primero, eres el mayor; después…Y si se hace desde los padres, también. El nuevo orden de la familia, necesita ser re-establecido y con estas acciones, empieza la adaptación y aceptación del nuevo lugar.

Hay un detalle más en este encuentro que necesita preparación previa. Te invito a crear un objeto para todos los hijos. Por ejemplo, unas mariposas, o unas mariquitas. Y se la dais al hermano mayor en este momento del primer encuentro. Y el otro objeto, lo colocáis con el bebé. Es una manera de evidenciar que pertenecen a la misma familia. El sentimiento de pertenencia y que cada uno tiene su lugar, es una gran necesidad a cubrir en estos cambios. No hace falta mucha más conversación sobre ello. Escuchar lo que dicen sobre ello, también será interesante.

 

Consejos para evitar los celos del hermano al llegar el recién nacido a casa

La entrada a la casa, también es interesante hacerla con intimidad.

Y le podéis invitar al hermano mayor a enseñarle la casa nueva para él. El que participe, le ayudará a sentirse tenido en cuenta. Si está emocionalmente dolido por algo, atenderle con un abrazo, escucha y después la propuesta de enseñarle la casa.

“¿Quieres enseñársela tú o lo hacemos entre todos?”. Y vais visitando la casa como un gran invitado muy especial.

Cuando los lugares y la situación inicial de entrada estén ya más calmada, es también interesante que tengáis una conversación madre e hijos sobre los cambios que va a suponer ser uno más en la familia.

“La mamá os va a cuidar a los dos de diferente manera. Y habrá veces, que toque esperar a que pueda escuchar a alguno. Ahora (mensaje para el bebé), sé que no puedes esperar mucho porque cuando llores, necesitarás que te atienda rápidamente. Tranquilo, porque (nombre de hermano mayor), ya ha aprendido a esperar poco a poco. Y sí, (mirada al hermano mayor), puede que se te haga difícil las esperas y los cambios de cómo te atiende mamá. Poco a poco, podremos encontrar las formas de estar todos a gusto, de sacar enfados o molestias sin hacer daño a nadie”.

Es importante reflejar que es una adaptación para todos, también para los padres. Y también hacerlo con optimismo y seguridad, desde que también podáis permitiros momentos de desconcierto y caos para equilibrarlo después.

Mensaje para el hermano mayor: “Aunque las formas de cuidarte van a ser diferentes, hay una cosa que no va a cambiar, y es el gran amor que siento por ti.”

 

Educación respetuosa

 

Aprendiendo a ser el hermano mayor, actividades para niños con celos

Es importante que el orden de los miembros de la familia, siga estableciéndose. Y para ello, el hermano mayor, seguirá siendo hermano mayor. No el ayudante oficial de los padres como manera de hacerlo partícipe con el hermano. Es por ello que la idea es que pueda colaborar en un momento dado, sí. Pero siempre desde la responsabilidad y de lo que le compete a cada uno.

Colaboración y ayuda en momentos determinados, sí. Pero sin abusar y sin buscar la valoración y mirada del hermano mayor sólo desde estas acciones.

Así evitas la vía de elogio, atención y de amor, por lo que hace y no por quién es, tu hijo. Le amas por lo que es, y no por lo que hace o deja de hacer.

Es un buen momento para ver vídeos e imágenes de cuando el hermano mayor nació. Los cuidados que necesitaba, lo que hacía. Si tiene un libro de imágenes del primer año de vida, ponerlo muy visible y proponerle contarlo las veces que necesite.

Será una manera de integrar mental y emocionalmente, desde la observación de lo que ve con su hermano pequeño, también lo tuvo en su momento.

Y nombrar lo que si que hace ahora. Para que también sienta las ventajas de los logros que ha tenido. También desde el esfuerzo que le supone. Tienes esfuerzo y recompensa por ello. Y por favor, no utilices la vía de desvalorización del hermano pequeño para empoderar al mayor. “Es que tu hermano es muy pequeñajo”. Sino habla de los diferentes momentos con actitud comprensiva y amorosa: “Ahora tu hermano no está preparado para hacer…(algo que por edad del mayor si que puede). Pero cuando esté preparado, lo conseguirá también como lo has conseguido tu”.

 

Recursos que pueden ayudar al hermano mayor a llevar la situación de los celos

  • Repetir los órdenes de llegada y el lugar de cada uno, es importante. Para que vayan aceptando el nuevo lugar.
  • Los momentos de exclusividad con el hermano mayor, es fundamental. Puede ser evidente contando con él: “¿qué te apetece que hagamos tu y yo solos?”. O puede ser más camuflada para el hermano mayor, por lo menos al principio. Con sólo marcarte como madre y padre un rato para observar a tu hijo mayor, entras en esa exclusividad que la irá percibiendo. Es hacerlo con intención y dedicación. Si estás con él, estás presente en cuerpo, mente y alma. No es el momento de pensar lo que te queda por hacer o a quién te ha quedado pendiente de llamar. Estás por y para tu hijo mayor. Menos, es más. Así que, si buscas momentos diferentes de 10 minutos de esta manera, perfecto.
  • Jugar a bebés. Es un juego muy socorrido. Puedes comenzarlo como propuesta abierta en cualquier momento: “¿Jugamos a que eras un bebé?”, o puedes aprovechar a proponerlo cuando observas una conducta más infantil, pero no a modo de querer ridiculizarle. No. “Te veo que has cambiado la forma de decir o de pedir esto, ¿estás queriendo decir que quieres que juguemos un ratito a bebés?”. Este juego es muy liberador para él. Desde ahí, libera las tensiones que le puede estar produciendo la llegada de su hermano. Además, puede sentirse libre de hacer regresiones a lugares que echa de menos, porque evidencia que ya no está en ese lugar que era más sencillo y que encima, tenía mucha atención y ayuda de los padres. Y de paso, es un momento idóneo para llenar su valía y su amor que le trasmites desde el juego, llenando bien su sensación interna de que es y se siente querido por los padres. Este juego puede ser iniciado cuando estéis preparando los materiales del nuevo hermano. Por ejemplo, dejar que se meta en su cuna, en el capazo, o demás lugares, es muy importante para él. Te propongo que le ayudes a poner medidas de cuidado hacia esos materiales, para que pueda dar cabida el juego.
  • Cuidar los pensamientos de los padres, sobre todo de la madre para no alimentar a la culpabilidad ni tampoco pretender que les va a querer por igual. Porque con cada hijo vas conectar de una forma diferente, porque son diferentes. Eso no significa que les quieras menos o más. Sino que les vas a atender desde la diferencia de sus necesidades concretas. Y eso es lo que necesita cada hijo. Que se sienta único e irrepetible y se sienta amado desde ahí.
  • Leer cuentos a nuestro hijo mayor, son de una gran ayuda para comprender mejor sus emociones. Siempre son una vía de conexión con el adulto y con el contenido de la historia. Una selección de los cuentos que te ayudarán en los celos de tu hijo mayor son:
    • Adivina cuánto te quiero de Sam McBratney. Editorial Kokinos. En él cuenta cómo intenta encontrar el modo de describir el tamaño de nuestros sentimientos. Y el amor, aunque no es fácil de medir, siempre es mayor el de la madre hacia el hijo o hija. Por lo tanto, muestra el tema de órdenes de los lugares en la familia. La madre y padre da mucho más de lo que recibe del hijo o hija.
    • Mi amor o Maite zaituz de Astrid Desbordes y Pauline Martin. Editorial Kokinos. Ante la pregunta de un hijo a su madre ¿Me querrás toda la vida?, le responderá de una forma muy especial. Le va relatando cuándo, cómo y por qué lo quiere tanto y siempre lo querrá. Es muy interesante sobre todo cuando ha habido un cambio con la llegada de un hermano, es una forma de recibir el amor incondicional de una madre, pase lo que pase. Aunque haya más hermanos, aunque te enfades conmigo, aunque yo me enfade contigo, SIEMPRE te quiero y te querré.
    • Arce de Lori Nichols. Editorial: Picarona. Cuenta la historia de Arce y su árbol, que han crecido juntos. Sus padres lo plantaron cuando nació. Es su compañero ideal y le viene muy bien cuando tiene ganas de explayarse y gritar. Cuando nace su hermano, descubre que el bebé también tiene sus momentos ruidosos y su árbol y ella, saben lo que necesita.

 

 Regalo al hermano mayor en el nacimiento del bebé

Yo personalmente no soy partidaria de entrar en esta seudo forma de hacer como que le regala el bebé al mayor un regalo, porque es una estrategia sólo del adulto que en realidad está teñida de miedo ante la posible reacción del hermano mayor.

Si dejas que el miedo se agrande, dejas de lado la confianza. Y desde ahí, también es más complicado ofrecer tu seguridad para poder arropar toda expresión emocional que pueda llegar. Es decir, te puedes desenfocar de lo que te corresponde: verificar el amor a cada hijo para que a cada uno le llegue como lo necesita, no como crees que lo necesita.

En realidad, el mejor regalo es el mismo, su propia persona como hermano menor. Porque, aunque todavía no pueda aceptarlo o por lo menos sentirlo como que es un regalo, es una forma de evidenciar que la persona en su totalidad, tiene su gran valor como compañero social desde un hogar, con todos los aprendizajes de y para la vida que ello te ofrece.

De esta forma evitas el desvío hacia lo material como medio de poder para compensar las emociones incómodas. Y, por lo tanto, ayudas a enfocar en la aceptación y conexión con su hermano sin intermediarios.

 

¿Cuándo pedir ayuda profesional en los celos y el malestar de nuestro hijo u hija?

Como ya has podido comprobar, cuando hay un gran malestar de celos entre hermanos, es debido a que tienen miedo de no poder tener el amor, sobre todo de la madre.

Por lo tanto, unos celos mantenidos durante meses de forma ascendente, es decir, cada vez con más intensidad y frecuencia, es una evidencia que la relación-vínculo de la madre con el hijo mayor está afectada.

Cuanto más tiempo el hijo mayor viva esta sensación de no sentirse seguro ante el amor que le da la madre, más se dañará el vínculo afectivo entre madre e hijo. Más conductas expresará y más respuestas necesitará por parte del adulto.

Si no recibe el ambiente necesario para cubrir sus necesidades vitales y re-establecer el equilibrio inicial y sientes que se ha quedado en esa creencia limitante instaurada y no sabes cómo hacerle ver y sentir que le sigues queriendo y amando porque cada vez se aleja y se enfada más contigo, es importante actuar con la mayor rapidez posible para fortalecer el vínculo y la seguridad.

Por lo tanto, si permanecen los problemas, sobre todo si te sientes que no sabes qué puedes hacer y cómo poderle ayudar a tu hijo mayor, si te sientes inquieta, superada por la situación, si sientes culpable y que desatiendes al hijo pequeño, que no sabes cómo poder repartir el amor entre los hijos sin que sea un conflicto constante y una lucha continua entre los hermanos y sobre todo, si observas habitualmente que se hacen daño, es importante que acudas a un especialista en la crianza para que pueda ofrecerte herramientas y formas de relacionarte con cada hijo para que cada uno se sienta amado por su madre y su padre.

 

Si te encuentras con que tu hijo y hija comienza a tener malestar o detectas celos hacia el nuevo recién nacido te invito a conocer mi programa ICHI. Se trata de un programa de crianza natural. Orientación y acompañamiento en el crecimiento familiar con el que puedo ayudarte a mejorar la armonía en el hogar.”

 

Educación respetuosa

 

También te puede interesar leer sobre crianza respetuosa:

Consejos para fomentar la autonomía en los niños
Mi hijo no quiere dormir solo
Pasos para resolver un conflicto para niños

Spread the love
Abrir chat
1
Hola 👋
¿Sientes que algo no va bien en tu familia y que la comunicación con tu hijo o hija debería ser mejor? Puedo ayudarte, contacta conmigo.